A. Labradorita

 Anillos en plata 925 ‰, con labradorita.

La labradorita es valorada por sus extraordinarios gradientes de color, un efecto conocido como labradorescencia. La piedra, generalmente de color verde grisáceo, gris oscuro o blanco grisáceo, se compone de capas agregadas que refractan la luz como destellos iridiscentes de azul, oro, verde pálido o rojo cobre. El azul es el color predominante y varía dentro de la luz, mostrando tonalidades más profundas que se alternan con otras más claras, virando a veces hacia el verde. La piedra labradorita se descubrió en Labrador, Canadá, de donde obtuvo su nombre. Esta piedra que cambia de color es una de las gemas raras del mundo que toma su nombre de la zona en la que fue descubierta. Esta piedra natural azul verdosa es utilizada y amada en todo el mundo, gracias al arcoíris de colores que es capaz de mostrarnos. En cristaloterapia la Labradorita es un cristal que logra expandir los límites de la esfera consciente, promoviendo una sana reevaluación de las propias capacidades y talentos ocultos.

Adicionalmente la piedra labradorita puede ayudar a unir el subconsciente con la mente consciente expandiendo los límites de nuestra mente. La labradorita puede ayudar con trastornos oculares, trastornos cerebrales y ayudar a regular el metabolismo y el proceso digestivo.

La labradorita es una piedra excelente para quienes sufren ataques de pánico o tienen fobias.

La variedad Blanca tiene una gran afinidad por las energías femeninas, mientras que la variedad Gris y Negra es más adecuada para trabajar con el lado masculino.

Facilita la producción de ideas frescas, estimula la imaginación, la intuición, la creatividad y el talento artístico. De hecho, es muy querido y utilizado por los artistas en general, ya sean pintores, escultores o cantantes, para mantenerse conectados con el "mundo de las ideas".

Anillos en plata 925 ‰ con Labradorita verde, azul y blanca

Filtros activos